La ansiedad no es mala, pero puede llegar a serlo


mujer ansiosa

La ansiedad es una condición normalmente inofensiva. Sin embargo, si no permanece bajo control producirá en nosotros graves problemas.
Conceptualmente implica un adelanto a alguna situación que aún no ha ocurrido, como posibles daños o situaciones de estrés, que llenan a la persona de sentimientos desagradables, tensión y hasta síntomas somáticos.

La ansiedad es una respuesta emocional ante determinadas situaciones que pudieran estar generando estrés como, por ejemplo, expectativas crecientes sobre el cumplimiento de un determinado compromiso pueden desembocar en un estado de ansiedad ante el miedo de no poder cumplirlo en un determinado momento.

La ansiedad se convierte en una situación patológica cuando se presentan determinados síntomas de ansiedad. En concreto, cuando el estímulo externo supera la capacidad y rapidez adaptativa del individuo
Entonces, la ansiedad se convierte en una respuesta no adaptativa caracterizada por su intensidad y su desproporción, provocando un efecto contrario al propósito de la respuesta.

El límite entre un estado normal y uno patológico es complicado de identificar, pues depende de cada individuo y de su programación psicoemocional.
Si has sufrido o sufres de ansiedad, lo importante es acudir al médico para que te ayude a elegir un tratamiento. Sin embargo, existen unas técnicas que te permitirán controlar tu estado de ansiedad.

Lo primero es tratar de aislarte del estímulo tanto como puedas. Recuerda que eres tú el que puede controlar tu exposición.
Ayúdate también de la respiración para controlar los síntomas somáticos. Puedes acompañar a esta técnica con música relajante y con la práctica de un deporte afín como lo son el Yoga o el Tai Chi.
La idea es incidir mediante situaciones externas un estado que te permita manejar tu respuesta ante el estímulo que causa tu ansiedad.

El resto del trabajo es interno. Intenta revertir los sentimientos negativos ahora que tienes un entorno más neutral y busca la tranquilidad.
Con el tiempo, iras adquiriendo confianza. Úsala con sabiduría para irte exponiendo poco a poco a los estímulos e ir aprendiendo cada vez más a controlar tu ansiedad y lograr superarlo por completo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La resaca alcohólica: Un problema de salud pública escasamente investigado

Las nuevas baterías 3D con más flexibilidad y energía

Fractales, geometría del Universo